martes, 31 de mayo de 2011

ANCIANA DE 85 AÑOS ES OBLIGADA A SEXO ORAL POR UN VIOLADOR DE 20 AÑOS.


Esta es la imagen en un video de seguridad del violador que obligó a una anciana de 85 años a tener sexo oral con él, luego de arrastrarla por la calle 83. El sujeto le robó un anillo luego de cometer el crimen.

NUEVA YORK.- Una anciana de 85 años y residente en un vecindario de Manhattan, fue obligada a tener sexo oral por un depredador sexual que es buscado activamente por detectives del Escuadrón de Víctimas Especiales del Departamento de Policía (NYPD). Luego de abusarla, el sospechoso le robó un anillo y huyó de la escena.

La uniformada dio a conocer ayer imágenes del sospechoso captadas en un video de una cámara de seguridad en las que aparece con camiseta blanca y pantalones negros cortos.

El violador es un hombre relativamente joven y corpulento y arrastró a la anciana por la acera de la calle. Los brazos del abusador están cubiertos de tatuajes. En una de las imágenes tomada a las 5:40 de la tarde el violador finge hablar por su teléfono celular, antes de forzar a la víctima con una “llave” en la cabeza para luego llevársela por la fuerza a través de la calle 83 Este y la avenida Madison.

La grabación muestra también al hombre bajar las escaleras del porche de una casa de ladrillos rojos desde un quinto piso hacia donde llevó a la anciana y la obligó a practicarle sexo oral para luego robarle un anillo y huir de la escena.

El portero de la residencia dijo que un compañero de trabajo suyo ayudó a la mujer y la llevó de regreso al edificio. El pervertido preguntó a otro portero durante el escape por la ubicación de la estación del metro de la calle 86.

La anciana que pesa unos 100 kilos y reside cerca de la escena del crimen, estaba despeinada y con visibles magulladuras provocadas al ser arrastrada a la fuerza por el depredador sexual. Fue internada en un hospital para evaluación, donde al cierre de esta crónica, se encontraba estable, dijeron las autoridades.

El sospechoso tiene edad aproximada de 20 años y mide 5 ´ 10. Durante horas, los investigadores buscaron testigos en el área del Parque Central y el Museo Metropolitano de Arte.

El violador fue descrito como un salvaje que debe ser puesto en una selva y servir de alimentos a los animales, según la opinión del portero de uno de los edificios cercanos, Bill Arbes de 54 años de edad.

Fuente: